(Tipo de suelo)



Los suelos más adecuados para la producción del frijol son los francos arcillosos y los francos arenosos, los suelos frijoleros, este tipo de suelo permiten la aireación del suelo, importante para la formación de nódulos (pelotitas) en las raíces, y permite que estos absorban el aire de la atmósfera para la captación de nitrógeno libre y su incorporación a las plantas de frijol favoreciendo un incremento en la roducción del área sembrada.

Estos suelos generalmente presentan pendientes entre el 5 y el 30 por ciento o más, por tanto se recomienda efectuar labores de conservación de suelo.

Elaboración y reactivación de obras de conservación de suelo como zanjas  a  nivel, barreras muertas y barreras vivas utilizando cultivos como piña, yuca o pastos que desempeñan la labor de retener suelo y además dan el fruto para el consumo humano y animal.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada